Racores y tomas de agua

Garantizar la irrigación en cualquier parte de la casa, interior y exterior, es fundamental sobre todo para los amantes del jardín. Gracias a los racores y tomas de agua estas operaciones serán muy simples: concretamente, la toma de agua permite el acceso al agua gracias a la electricidad, con el enlace directo a un tubo. Entre el tubo y la toma de agua se instala un racor, como si fuera una válvula de detención que interrumpe automáticamente el flujo si el tubo viene desconectado. Las tomas de agua pueden ser de diferentes tipos, según las necesidades. Por ejemplo, es posible adquirir una toma de agua desanudada, que se puede usar como punto fijo desde donde sale el agua. El racor entre el tubo y la toma de agua desanudada, puede girar evitando que el tubo se enrede y garantiza libertad de movimiento. Las tomas también pueden ser enterradas, sin dar fastidio al corte de la hierba.